No products in the cart.

Top

VerdeBendita

Del año y medio que llevamos sembrando este proyecto, uno de nuestros momentos favoritos es ver la reacción de las personas que vienen a conocer nuestras huertas cuando les mostramos el acetaminofén. Esta planta poderosa de flores alienígenas de la cual se sintetizó este fármaco ampliamente conocido.

La sorpresa es total cuando ven que existe una planta con el mismo nombre de la pastilla que tantas veces se han tomado para aliviar el dolor.

Las plantas y los saberes de cómo usarlas nos proporcionan narrativas que llevan a cuestionar la lógica farmacéutica y la medicalización de los cuerpos.

Los fármacos tienen su origen en los principios activos de las plantas. ¿En qué momento llegamos a creer que lo sintético es mejor que la composición natural?

Esta planta de acetaminofén nos cuestiona la creencia de que nuestra salud y el cuidado de nuestro cuerpo es responsabilidad de un profesional de bata blanca que lleva años estudiando cuerpos desde una perspectiva cientifista, patriarcal, colonial. La misma que nos ha hecho creer que es mejor una pastilla que una planta, que nuestro cuerpo es simplemente la suma de sus partes y no un todo complejo y sistémico, la misma que nos enferma con la medicina que debería curarnos.

¿Qué pasa con los cuerpos que no personificamos las definiciones de la medicina alópata?

El acetaminofén nos trae de vuelta a la tierra, nos recuerda que una ciencia dura como la medicina tiene su origen y fundamento en lo orgánico, en los elementos, en la realidad material que nos sustenta. Y si una estructura tan robusta como la de la medicina y su concepción de salud puede reconfigurarse, ¿qué pasa con las otras? ¿Por qué nos asusta tanto derribar las que ya no sirven y construir unas más respetuosas de la vida?

Esta planta, como todas sus compañeras, nos recuerda que la medicina está ahí, disponible, a la mano de quien quiera sembrarla, cuidarla, alcanzarla. Las plantas nos acompañan a quienes decidimos crear otras narrativas de cuidado más amorosas. A quienes nos sentimos parte integral de la red de la vida, a quienes recordamos que nuestros huesos están hechos de lo mismo que los troncos de los árboles.

En estos días el piso se mueve y las estructuras que nos sostienen se tambalean.

¿Qué cuentos queremos contarnos?

Post a Comment

VerdeBendita es un camino a la soberanía de la salud.